Entre 4.000 y 5.000 migrantes, la mayoría venezolanos pero también centroamericanos y caribeños, avanzaban en caravana el martes por el sur de México con destino a la frontera con Estados Unidos.

El grupo salió el lunes de Tapachula, la ciudad junto a la frontera con Guatemala que es uno de los principales pasos de los miles de migrantes que llegan a México.

Algunos migrantes se unieron hartos de esperar en Tapachula sus trámites para lograr una regularización en México. Otros que acababan de cruzar a México se unieron al saber del grupo porque lo consideran una forma más segura de atravesar el país.

La salida de esta caravana coincide con el inicio esta semana de la Cumbre de las Américas, donde participantes hablan, entre otros temas, de cómo gestionar de forma conjunta los crecientes flujos migratorios.

Pero muchos en el grupo no sabían de la cita y sólo esperaban avanzar hacia Estados Unidos, como esta pareja de venezolanas.

México es uno de los países que ha insistido en la necesidad de buscar soluciones conjuntas al fenómeno de la migración porque la entidad oficial que gestiona las peticiones se encuentra desbordada.

El año pasado batió récords al recibir más de 130.000 solicitudes. En lo que va de 2022, según sus cifras, ya se han recibido casi 50.000 solicitudes, un 20% más que el mismo periodo del año pasado.

Sin embargo, ni el presidente de México, ni los de Honduras, Guatemala y El Salvador estarán presentes en la Cumbre de las Américas.